9 pasos para empezar a sentirte más fuerte emocionalmente

0
124
views

Hay momentos de nuestras vidas en los que nos sentimos verdaderamente desbordados. Por circunstancias externas o internas, nuestras emociones están a flor de piel y no nos dejan ver exactamente dónde estamos y hacia dónde queremos dirigirnos. En estos momentos es cuando más necesitamos recargar pilas, ya que si no nos sentimos emocionalmente fuertes tampoco nos sentiremos capaces de afrontar cualquier problema tal y como lo haríamos de poseer cierta serenidad. A continuación te mostramos los 9 consejos que según el Dr Barton Goldsmit pueden hacernos sentir emocionalmente más fuertes para continuar llevando una vida plena.

Toma conciencia de en qué punto te encuentras. Todos tenemos épocas de transición en nuestras vidas y cuando estamos en medio de una de ellas, puede ser muy difícil para nosotros ver dónde estamos realmente. Podemos sentirnos desconectados de todo (trabajo, pareja, sueños…) o quizás extremadamente agotados mental y emocionalmente. Es momento para reflexionar, meditar a solas y tratar de ver en qué situación nos encontramos tal y como si estuviéramos viéndonos desde arriba, para así poder analizar en qué contexto estamos y qué conductas internas o externas nos están afectando. En definitiva, para poder tomar conciencia objetiva del momento que estamos viviendo.

Date un respiro. Unos días (o meses) fuera, una desconexión total; a veces necesitamos largarnos lejos de todo durante un periodo de tiempo para dejar que las cosas se asienten un poco o descubrir las respuestas a nuestros problemas sin que los estímulos que nos mantienen en alerta durante el día a día enturbien nuestra tranquilidad para reflexionar. Quizás te sea difícil por temas laborales o logísticos, pero si tienes la oportunidad, huye de todo y date un tiempo para calmarte, respirar y dejar que las cosas fluyan.

Photo by Nil Castellví on Unsplash

Busca la calma. Existen técnicas que pueden aprenderse para encontrar la paz mental y la mayoría de las veces no son algo que aparezcan casualmente, sino que necesitan de una práctica constante y diaria hasta que podemos conseguir interiorizarlas y aprender a usarlas automáticamente cuando volvemos a sentir estrés. Calmarnos es esencial para lidiar con situaciones inestables en la vida y cada uno debe encontrar la manera que más útil le sea, ya sea haciendo yoga, ejercicios de respiración u obligarnos a tomar una taza de té al día mientras reflexionamos.

Ten cerca a la gente que te quiere. Incluso aunque queramos esconder nuestras emociones para no preocupar a los demás, rodearnos de personas que nos quieren es un sanador natural. Hacer algo relajado como salir a tomar algo y mencionar a los demás cómo nos sentimos puede conseguir que nos desahoguemos y nos sintamos reforzados gracias al apoyo que nos pueden brindar.

Chequéate físicamente. A veces las causas de nuestro cansancio pueden ser físicas. Simplemente asegurarnos de que nuestra salud está al cien por cien de manos de la opinión de un profesional, puede ayudar a tranquilizarnos.

Trata de hacer algo diferente. Sabemos de sobra que hacer cosas nuevas aumenta nuestra conexión con la vida y con los que tenemos alrededor, aumenta nuestra excitación y nos hace olvidar el contexto en el que estamos sumergidos. Si siempre has querido hacer algo diferente y aún no has podido por cualquier motivo, ahora es el momento. Invierte tu tiempo y planifica aquello que pueda suponer una nueva aventura que te aporte nuevos recuerdos y te haga alejarte por unas horas de la realidad en la que te encuentras ahora para volver a ella con una mirada diferente.

Escribe sobre lo que te preocupa Dejar caer nuestro dolor en un papel nos da cierta perspectiva de lo que estamos viviendo. Hacer listas sobre aquello que más nos preocupa para luego ir tachándolo conforme vamos solucionando cosas es una buena manera de sentir que tenemos control sobre lo que nos está ocurriendo. Expresarnos, dejar salir lo que tenemos dentro y volver a leerlo con el tiempo, nos hará sentirnos más libres y además comprobaremos todo lo que hemos ido creciendo tras enfrentarnos a los problemas que nos inundaban tiempo atrás.

Escribe también sobre las cosas buenas que tienes. Tanto dentro de ti, como a tu alrededor. A veces estamos tan inmersos en las cosas negativas que suceden en nuestro contexto que obviamos y nos olvidamos por completo de lo bueno que también nos ocurre. Dedicar un tiempo a ponerlo en relieve, nos hará recordar que no todo es negativo y que tenemos razones para ser felices.

Busca consejo. A veces, cuando no nos sentimos nosotros mismos, necesitamos una perspectiva externa que nos de información de qué acciones deberíamos poner en marcha o qué conductas necesitamos parar cuando desde hace tiempo no nos benefician. Puede ser difícil de afrontar cuando esa acción es algo que queremos o nos gusta hacer, o simplemente aprendimos a hacerlo así mucho tiempo atrás, pero con un gran esfuerzo, tarde o temprano, conseguiremos dejarlo atrás y continuar hacia una vida llena de felicidad y estabilidad.

Aunque existen muchas más herramientas y mucho donde profundizar, llevar a cabo estos consejos puede ser un buen comienzo para parar nuestra rutina y darnos cuenta de en qué momento estamos y qué nos está pasando exactamente, algo que aunque parezca extraño, podemos olvidar con el devenir del estrés diario y que sin embargo puede ser crucial para tomar decisiones y lograr un futuro más estable y lleno de emociones positivas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here